En medio de unos paisajes montañosos se encuentra Sandoná en Nariño, un pueblo a 50 kilómetros de Pasto en el que los Artesanos Sandoneños hacen magia con sus manos. 

Los días para estos Artesanos empiezan muy temprano, se puede oír el cantar de los gallos que te despiertan a eso de las 4.30 am, desde ese momento se alistan para arrancar su día e irse a trabajar en estas hermosas Artesanias que son hechas con mucho amor, sabiduría, tradición y una fibra muy versátil con la que se pueden lograr artículos inimaginables. 

Para la elaboración de cada una de estas piezas la fibra de la PALMA DE IRACA se prepara para poder iniciar el proceso de tejeduría. 

Primero lavan la palma de iraca  en agua y la limpian porque cuando les entregan los cogollos vienen empolvados, luego los ponen a secar bajo el sol para poder iniciar el proceso de teñido, este proceso es tedioso y toma tiempo pero a punta de intuición logran un universo infinito de colores, cada uno de ellos lo obtienen por medio de la inmersión de la paja en agua hirviendo, que se calienta bajo leña, al agua se le aplican anilinas con las que van sacando los diferentes colores que hacen única cada creación. 

El color de la paja se obtiene de a cuerdo a el tiempo que esté sumergida en el agua, una vez se va obteniendo el tono deseado se extrae y se lava con agua limpia para finalmente colgarla en el patio y dejarla secar. Pueden tardar un día entero en solo este proceso ya que constantemente se debe revolver y hacer el cambio de los colores para sacarle el mayor provecho a la jornada de tintura. 

Una vez la paja está seca y tinturada queda lista para la elaboración de sus obras maestras, tienen moldes de madera que les sirven de apoyo para darle la forma deseada a la pieza que quieren obtener. 

Ellas, las creadoras de este universo son madres cabeza de familia y con la ayuda de su Maestra Artesana Juanita,  han ido aprendiendo todas las técnicas de este hermoso arte que tiene años de tradición, su labor es día a día seguir innovando para que sus manos sigan siendo instrumentos formadores de paz y trabajo en su comunidad.  Ese es su objetivo principal y por el que se levantan cada mañana a poner todo su amor y creatividad en cada artículo que elaboran. 

En nuestra visita a conocer la Artesana Juanita, nos contaba que desde muy pequeña sabe el oficio de tejer, nos decía “llevo 40 años tejiendo y enseñando el legado que me dejó mi abuela” y esto es lo más valioso, que ante todo lo nuevo que ocurre a diario, ésta mujer busca siempre transmitir su saber a las mujeres de su comunidad así como su abuela hizo con ella. 

Conoce un universo lleno de historias con “La Caleñita” y déjanos enamorarte de nuestras Artesanias Colombianas 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Add to cart